E-Commerce: Precio, ventajas competitivas y generar confianza

Disminuye de forma exponencial la compra impulsiva, hoy en día los consumidores investigan y comparan mucho más antes de comprar.

Aunque muchos tendemos a considerar que las compras por impulsos se vieron incrementadas con el comercio electrónico y las compras online, está demostrado que no es así. Un informe de Yahoo señala que las compras por impulsos se han visto reducidas y muchos compradores afirman que es debido a nuevos hábitos que hemos adquirido a través de Internet.

Algunos datos curiosos según el informe “The Long and Winding Road: The Gamesmanship of Shopping”

  • El 55% de los compradores dicen que Internet ha hecho que sean menos impulsivos
  • 49% consultan a sus amigos sobre posibles compras
  • El 82% busca en Internet buenas ofertas
  • El 60% quiere encontrar la mejor oferta y compite con sus amigos por ello

Muchos son los clientes que han recurrido a nosotros para elaborar una tienda de comercio electrónico, la mayoría de ellos basándose en tiendas de producto de consumo, o en productos de marcas reconocidas. Debemos tener claro que un producto, para ser vendido en nuestra web debe tener un elemento diferencial. Si estamos vendiendo un producto único, por si mismo, ya tiene un elemento diferencial, aunque deberemos centrar nuestros esfuerzos en crear necesidad, pero al menos no será fácil compararlo con otros productos parecidos en el mercado. Si estamos vendiendo, por ejemplo, un producto de electrónica, perfumes, etc, nuestro producto tiene que ser más barato que el de la competencia o debemos ofrecer ventajas que nos hagan más competitivos.

Existen en la red varios portales de compras que ofrecen comparativas de productos estándar para ver en que tiendas se ofrece más barato (ciao.es, doyoo.es, kelkoo.es, nogastesdemasiado.com, preciomania.com, etc) que además, incluyen reseñas y opiniones de los consumidores. Por si no fuera suficiente, ahora mismo google está estrenando su versión beta de su comparador de precios, Google Shopping.

Quien de nosotros no ha comparado antes de comprar un producto en 6 o 7 webs diferentes y ha optado por precio? Podemos encontrar diferencias de un 20 o un 30% fácilmente.

Todo esto marca una tendencia “normal” entre los usuarios de comparar, inclusive entre productos offline y online (por ejemplo: usuarios que van a la tienda para conocer de televisores y los compran online 200 € más baratos).

En lo que va del año se han gastado más de 29 mil millones de euros en e-commerce, aumentando un 10% respecto al año anterior, para superar estas cifras los vendedores y las marcas deben invertir en una estrategia en línea que les conecte con los compradores en una forma real y no impulsiva. El precio, el servicio, la confianza y la imagen que proyectamos son  esenciales para lograr nuestros objetivos.